viernes, 27 de junio de 2014

Guía de cuidados y precauciones para tu bisutería


Desde hace tiempo tenía ganas de hacer este post, he pensado que sería una buena guía para aquell@s que están un poco perdidos al respecto y que así, valdría para despejar dudas sobre cuidado y precauciones que debemos tomar al guardar y comprar nuestra bisutería y joyitas.



Como sabéis tengo una tienda de "joyitas" para la que yo misma diseño, busco materiales, creo y finalmente vendo y os envío (gracias por ser el otro 50% de este sueño que sin vosotros, no sería factible) así que para mí todos estos puntos han sido objeto de estudio y muchos quebraderos de cabeza ya que me importa mucho mejorar, crecer y aprender de forma que mi firma sea de confianza para vosotras y pueda ofreceros la mejor calidad/precio en productos lo más respetuosos posibles con nuestro entorno y nuestra salud.

Desde hace un tiempo he apostado por utilizar solo elementos de montaje cuya fabricación y baño se realice dentro de España por dos motivos principales: apoyar el comercio y trabajo interior y pq su calidad sin duda, es mucho mejor, las piezas elaboradas y producidas dentro de la Comunidad Europea y EEUU están reguladas de forma que no pueden contener níquel ni plomo en sus aleaciones ya que se ha demostrado que son agentes alérgenos y cancerígenos. Estos componentes que sí se utilizaban aquí hasta hace unos años hacían que los baños fueran más duraderos pero desde luego, los riesgos eran demasiado serios, más vale que una pieza tenga una vida útil un poco más corta que jugar con nuestra salud. Cuando pieza de bisutería no pierda jamás su baño y no se trata de una pieza chapada, solo puede indicarnos que esta contiene níquel, algo que suele suceder con muchas de las piezas que provienen de países asiáticos, es importante tenerlo en cuenta y en mi caso, siempre optaré por materiales que no lo contengan primando ante todo la salud.



Además de todas estas indicaciones generales en la tienda web existe un apartado con las pautas y precauciones a tomar con las piezas que conforman mi colección para que estas duren lo máximo posible y puedas disfrutarlas mucho, mucho tiempo.



Así que, vamos a ver unos cuantos pasos que pueden hacer que disfrutes mucho, mucho tiempo de tus "joyitas".

Limpieza periódica. Es importante tomarse la molestia de retirar el polvo y grasa que el propio uso o almacenaje puede dejar en ellas. Un paño de algodón, un trocito de fieltro de lana o un paño específico para limpiar bisutería son las mejores opciones para su limpieza. 

Atesora tus "joyitas". Guárdalas con mimo, como quien guarda un tesoro; en bolsitas individuales, cajitas o cajones de compartimentos sería perfecto ya que así evitas que las diferentes aleaciones de cada pieza puedan hacer reacción y estropearse el baño. También es una forma de evitar que se enreden y que los tirones para solucionarlo terminen en tragedia (arandelas que se aflojan, anillas que se pueden abrir...) 

Aléjalas de la humedad. Es quizás, una de los motivos de mayores disgustos; la humedad hace reacción en TODOS los metales incluido el oro y la plata. Las piezas de bisutería tienen baños de oro, plata... pero son baños ligeros que hacen que la pieza se vea bonita pero su precio no se encarezca demasiado. No las lleves en ambientes muy húmedos como pueden ser piscinas, la playa ... y evita mojarlas teniendo especial atención con aquellas que llevamos en las manos ya que son las más susceptibles de un despiste.

Colonias, perfumes y otros productos cosméticos.  Por lo general todos estos productos suelen contener químicos y alcohol que perjudica seriamente las piezas de bisutería, así que es conveniente no aplicarte ese producto sobre la zona en la que vayas a llevar la pieza para evitar que dañe los baños y estos se pierdan antes de tiempo.

Algunos TIPS extra:

  • Si usas fieltro para limpiarlas procura que su composición sea lo más alta posible en lana pues esto hará que la limpieza sea más efectiva.
  • Si te decantas por los paños específicos para su limpieza (que muy pronto tendréis disponibles en la tienda online) no los laves NUNCA ya que sino perderían sus propiedades
  • Si tu pieza es de latón sin baño alguno, puedes usar zumo de limón para devolverle su brillo y evitar que se oscurezcan por el uso. Empápalas con el zumo y permítele actuar unos minutos para después frotarlas con un paño de algodón. 
  • Puedes poner una capita de esmalte de uñas transparente sobre tu pieza para alargar su baño. Si te decides a hacerlo, procura que sea una mano fina y ágil. 
  • Yo utilizo la parte interior de las puertas de mi armario para colgar los collares, coloco pequeños colgadores de plástico de los que hay en cualquier supermercado y ahí los cuelgo. De esta forma están estirados, no se enredan y los protejo de la luz y el polvo. Además, así cuando me visto, en un vistazo general tengo todo a mano! 
  • Si te has enamorado de una pieza y quieres que dure una eternidad, siempre puedes llevarla a una joyería para que te hagan un chapado sobre ella, de esta forma tendrás tu joyita durante muchísimo más tiempo.
¡Espero que este post os sea de utilidad y que ayude a que vuestra bisutería dure mucho tiempo con vosotras, además de entender algunos procesos de fabricación y aleaciones poco aconsejables!


post signature

4 comentarios:

  1. Gracias por tus consejos Anaïs
    Me encanta el nuevo diseño del blog!

    ResponderEliminar
  2. estan geniales estos tips, yo la verdad rs que trngo muchisimas joyitas porque me encantan! y las guardo sienpre que las termino de usar, aparte fr eso para q no sr me pierda, q tengo una cabeza....
    besoss

    ResponderEliminar
  3. Que buenos consejos!Y como siempre las fotos preciosas,besitos!

    ResponderEliminar

Gracias por pasarte, leer y comentar :)